Inicio / NACIONALES / Inhabitables quedan nueve aldeas de La Lima tras tormentas

Inhabitables quedan nueve aldeas de La Lima tras tormentas

La Prensa

LA LIMA.

Después de un mes de haber salido de sus casas huyendo de la furia del río Chamelecón solo con la ropa que llevaban puesta, miles de pobladores de los excampos bananeros quieren regresar a sus hogares, pero solo encuentran destrucción.

De la iglesia que tanto trabajaron en construir, haciendo actividades, no quedó ni una sola pared.

Un vecino encontró su televisor en la copa de un árbol, y a otro la refrigeradora se le salió por el techo de la casa.

NecesitadosMiles de habitantes de los excampos bananeros perdieron por completo sus viviendas y urgen ayuda.

Algunas familias están alojadas en los bordos del canal Maya y piden proyectos de viviendas, porque aunque les ayuden a reconstruir sus viviendas, esa ya es zona vulnerable.

Decepcionados, envueltos en llanto y llenos de impotencia tienen que volver a los albergues porque todo fue destruido.

Algunas familias caminan, otras van en motocicleta, la esperanza es retornar a sus viviendas poco a poco; pero se llevan el impacto de sus vidas al ver las aldeas y colonias por las que lucharon toda su vida reducidas a escombros por las tormentas Eta y Iota.

En un charco de agua estancada, frente a lo que antes fue la aldea Samaritana, se bañaba Xiomara Cruz, una exempleada de una empacadora de banano que solo pide que les lleven agua y comida, porque tienen que bañarse y lavar los trastes con agua contaminada remansada en la zona.

“Estamos en los bordos porque nuestras casas están destruidas, urgimos cisternas con agua para bañarnos, nuestros hijos están con alergias en la piel y otras enfermedades porque no tenemos agua”, dijo la pobladora.

Fue hasta hace unos días que la alcaldía de La Lima habilitó el paso hasta la aldea Samaritana porque las calles estaban destruidas, por lo que con relleno y una retroexcavadora poco a poco han avanzado a otras comunidades.

Puentes colapsados y la ruptura de bordos impiden el acceso a otras comunidades como San José 1 y 2, las cuales son inhabitables.

Las pocas casas que quedaron en pie son un peligro, sus bases fueron azotadas por el río Chamelecón que se empeñó en arrastrar hasta contenedores y dejarlos en los techos de las casas.

En la zona compuesta por las comunidades de Montevideo, 17 de Enero, Las Rosas, Limones, San José 1 y 2, Corozalito, Samaritana y Flores de Oriente residen unas 850 familias, es decir, unos cinco mil pobladores.

Nuestra casa quedó destruida, perdimos todo y ahora urgimos ayuda porque tenemos niños.

Xiomara Sierra, habitante de San José.

La mayoría de ellos aún están en albergues y tienen trauma de regresar porque ya no quieren vivir en medio de dos ríos, que al crecer se vuelven monstruos, por lo que piden al Gobierno proyectos de reubicación.

Ramón Fernández, presidente del patronato de la aldea San José, contó que la Municipalidad envió maquinaria a esas zonas afectadas, pero hay algunas comunidades que todavía están incomunicadas.

Hasta San José no hay paso porque la carretera está destruida, las personas tienen que caminar por horas para poder llegar a sus viviendas, pero al ver que no quedó nada de sus hogares regresan llorando.

“Yo saqué a mi familia a tiempo, si los pobladores no evacuamos, hubiéramos muerto cientos de personas.

Al romper los bordos los ríos entraron con fuerza y destruyeron casas, iglesias, escuelas, todo quedó como zona de guerra, parece que fuimos atacados con bombas”, dijo entre lágrimas el poblador.

Perdí varias cabezas de ganado, mi casita fue destruida, fueron años de trabajo para tener una propiedad.

Esaúl Canales, poblador de La Lima.

El equipo de LA PRENSA caminó una hora para llegar a esas comunidades en las que solo se escuchaban algunas voces de los vecinos que no pierden la esperanza de reconstruir sus hogares y comunidades.

“Con la tormenta Eta, la alcaldía pudo traer colchonetas, agua y alimentos, pero Iota nos mató, destruyó nuestras casas, mi televisor quedó en la copa de un árbol.

De la iglesia por la que tanto trabajamos en construir, haciendo ventas de comida y otras actividades, no quedaron ni las paredes, es triste vivir esta pesadilla”, lamentó Fernández.

La Lima es uno de los municipios más afectados del valle de Sula por el paso de las dos tormentas.

Son al menos 100,000 pobladores afectados, es decir, todo el municipio.

Pablo Cardona es un habitante de la aldea San José que relató que con la fuerza del agua su refrigeradora salió por el techo, “toca tratar de levantarnos, pero se requiere de mucho dinero, y aquí todos perdimos lo que teníamos”.

Miles de viviendas fueron destruidas por las tormentas eta y Iota.

Compruebe también

Recomiendan ampliar toque de queda en cuatro departamentos

Tegucigalpa, Honduras. Ante el aumento de casos de covid-19 en el país, especialmente en la …

Recomiendan ampliar toque de queda en cinco departamentos

TEGUCIGALPA. El expolicía Mauricio Hernández Pineda negocia su culpabilidad con la Fiscalía de Nueva York, …

Déjanos tu comentario