Jefes de bancada buscan acercar posiciones para elegir a 15 magistrados

Tras un primer intento fallido de elegir a los magistrados que integrarán la nueva Corte Suprema de Justicia, las bancadas de los diferentes partidos políticos buscan acercar posiciones y alcanzar compromisos que permitan un proceso más rápido en comparación con el llevado a cabo en 2016.

Hace siete años, la elección duró 17 días llenos de negociaciones y repetidas votaciones para completar la nómina de 15 magistrados.

Buena parte de las discusiones obedece a factores políticos en los que cada partido ha manifestado las razones por las que apoyarán a ciertos candidatos y negarán ese apoyo a otros.

Especialmente notable ha sido el aspecto de la filiación política de los nominados, ya que los diferentes partidos han expresado su interés en contar con un número específico de magistrados con filiación a sus propios partidos, y es a raíz de esos intereses que se han dado cruces de opiniones sobre las intenciones detrás de tales pretensiones.

Así por ejemplo, analistas han señalado que el partido Libertad y Refundación (Libre) busca lograr el nombramiento de hasta ocho magistrados afines a su partido, a fin de asegurar el control de la Corte e impulsar algunas reformas constitucionales a través del Poder Judicial del Estado.

Analizando sus declaraciones en torno a la elección de la Corte, los jefes de las cuatro principales bancadas han delineado la postura de su partido en lo que al proceso se refiere.

Mario Segura, jefe de la bancada del Partido Liberal, consideró que uno de los mayores obstáculos para hacer avanzar el proceso de elección de la Corte lo constituyen las insistencias de los partidos en lograr el nombramiento de un número específico de magistrados afines a su partido.

Destacó que el partido Libre se mostró dispuesto a reducir su pretensión de tener ocho magistrados a tener solo siete, expresando que esas actitudes abren la posibilidad de alcanzar acuerdos que lleven a buen término el proceso de la elección.

Con respecto a la posibilidad que el partido Liberal acepte contar únicamente con tres magistrados, Segura respondió que, tras consultar con su bancada, no hubo un consenso como para aceptar dicho ofrecimiento.

“Si hay un sacrificio y quizá el Partido Nacional cediera uno, que es bien difícil, se estaría arreglando el problema. El problema radica en que quieren que todos los sacrificios los haga el Partido Liberal y creo que tenemos el derecho a pelear lo justo, como buscar esos equilibrios tan ansiados dentro de la Corte Suprema de Justicia”, indicó.

El diputado nacionalista Tomás Zambrano dejó clara la posición de su partido de no apoyar la elección de una Corte en la que se nombre a ocho magistrados afines al partido Libre.

El diputado justificó su postura partidista argumentando que, de darse esa situación, el oficialismo tendría carta blanca para impulsar iniciativas como la convocatoria a una Asamblea Constituyente, la legalización del aborto o la aprobación del matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo, asuntos en los que el Partido Nacional, con base a sus principios conservadores, se ha manifestado en contra.

Zambrano reiteró la pretensión de su partido de contar con no menos de cinco magistrados en la nueva Corte. “Y no lo decimos por afinidad partidaria, sino por afinidad ideológica, que esté en contra del socialismo que está impulsando Libre, que esté en contra de la Constituyente; va a ir a defender la democracia. Va a defender la vida porque estarán en contra del aborto y van a defender la familia porque van a estar en contra del matrimonio igualitario”, expresó.

Como jefe de bancada de Libre, el diputado Rafael Sarmiento presentó a últimas horas del miércoles, una propuesta de nómina para los magistrados de la Corte, pero esta solo tuvo el acompañamiento de los diputados de Libre.

Aún así, Sarmiento indicó que la nómina presentada “es el producto del consenso de diálogos, de pláticas que hemos tenido con diferentes fuerzas políticas”.

También señaló la importancia de establecer el proceso de acercamiento entre las bancadas del Congreso para poder llegar a acuerdos. “Si no es hoy, mañana, pasado, la próxima semana, para darle a un pueblo sediento de justicia una nueva Corte”.

El diputado apuntó que lo que corresponde hacer ahora es que, en las próximas sesiones se deben someter a consideración otras nóminas de magistrados procurando que cuente con el consenso de todas las bancadas, lo que presupone nuevas rondas de negociaciones, de propuestas y contrapropuestas de nombres hasta conformar una nómina que todos, o al menos 86 diputados puedan apoyar.

Quizá la postura más pragmática entre todas las bancadas sea la del Partido Salvador de Honduras (PSH), que, de acuerdo con su jefe, Tomás Ramírez, busca que se nombre a las personas más capaces, competentes y mejor calificadas para integrar la nueva Corte, independientemente de su afiliación política.

“Lo más correcto es que nos unamos todos, miremos las mejores personas que tenemos, porque el principio es que escogimos a los mejores”, dijo Ramírez.

El diputado añadió que, pese a los desacuerdos, “existen voluntades de todos los partidos políticos de que Honduras tenga su Corte Suprema de Justicia”, resaltando que la nómina que ellos proponen está compuesta de personas afines a todos los partidos.Para el PSH, no solo importan las capacidades académicas, sino que estas deben complementarse con otros atributos.

“Se va a tomar su calificación, pero también su condición ética y moral”, dijo Ramírez, quien también habló de la necesidad de dar más participación a la mujer eligiendo una Corte donde ellas sean la mayoría, es decir, al menos ocho.

Compruebe también

Juventud liberal: Es lamentable que justicia extranjera ponga orden en Honduras

Para la representante de la juventud del Partido Liberal (PL), Julia Talbott señaló que las …

Salario de la maquila aumentó en cinco años L2,804.83

La industria maquiladora que opera en Honduras, textil y electrónica, cuenta con su propio régimen …

Déjanos tu comentario